Frases de Juan Pablo Duarte

Nació en Santo Domingo el 26 de enero del año 1813, y es considerado uno de los fundadores de la República dominicana. Formó parte de varios hechos históricos a partir de 1838 hasta 1864, siendo la más importante su participación en la guerra de la independencia.

Falleció a la edad de 63 años debido a la tuberculosis en Venezuela, y sus restos fueron llevados a su tierra natal. Por todos sus actos, se nombró héroe nacional por el presidente de aquel entonces, Ulises Heureaux. Marcó un antes y un después en la historia de dominicana, por ello ahora recordamos sus frases más alentadoras:

Frases de Juan Pablo Duarte

  1. Bienaventurado es el hombre a quien Dios castiga; por tanto, no menosprecies la corrección del Todopoderoso; porque él es quien hace la llaga, y el la vendará; el hiere, y sus manos curan.

  2. Sed justos lo primero, si queréis ser felices. Ese es el primer deber del hombre; y ser unidos, y así apagaréis la tea de la discordia y venceréis a vuestros enemigos, y la patria será libre y salva.

  3. Los blancos, morenos, cobrizos, cruzados, marchando serenos, unidos y osados, la patria salvemos de viles tiranos, y al mundo mostremos que somos hermanos.

  4. La verdad no existe, solo existe la percepción que tenemos de ella.

  5. Nuestra patria ha de ser libre e independiente de toda potencia extranjera o se hunde la isla.

  6. El amor de la patria nos hizo contraer compromisos sagrados para con la generación venidera; necesario es cumplirlos, o renunciar a la idea de aparecer ante el tribunal de la Historia con el honor de hombres libres, fieles y perseverantes.

  7. Nada hacemos con estar excitando al pueblo y conformamos con esa disposición, sin hacerla servir para un fin positivo, práctico y trascendental.

  8. Mientras no se escarmiente a los traidores como se debe, los buenos y verdaderos dominicanos serán siempre víctimas de sus maquinaciones.

  9. Vivir sin patria, es lo mismo que vivir sin honor.

  10. La política no es una especulación, es una ciencia más pura y la más digna, después de la filosofía, de ocupar las inteligencias nobles.

  11. Dios ha de concederme bastante fortaleza para no descender a la tumba sin dejar a mi Patria libre, independiente y triunfante.

  12. Hay palabras que por las ideas que revelan llaman nuestra atención y atraen nuestras simpatías hacia los seres que las pronuncian.

  13. Se prohíbe recompensar al delator y al traidor, por más que agrade la traición y aun cuando haya justos motivos para agradecer la delación.

  14. Toda ley supone una autoridad de donde emana y la causa eficiente y radical de ésta es, por derecho inherente, esencial al pueblo e imprescriptible de su soberanía.

  15. No es la cruz el signo del padecimiento: es el símbolo de la redención.

  16. El crimen no prescribe ni queda jamás impune.

  17. Toda autoridad no constituida con arreglo a la ley es ilegítima y por tanto, no tiene derecho alguno a gobernar ni se está en la obligación de obedecerla.

  18. La ley no puede tener, ni podrá tener jamás, efecto retroactivo.

  19. Trabajemos por y para la patria, que es trabajar para nuestros hijos y para nosotros mismos.

¿Te gusto esta recopilación?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 voto, promedio: 5,00 de 5)

Deja tu opinión