57 Frases de Mario Benedetti, una figura relevante de la Literatura

La pérdida de Mario Benedetti, dejó un gran vacío en la producción literaria desde su fallecimiento en el año 2009 🙁, pero ha dejado plasmado para siempre sus letras, pensamientos, poemas y versos para la humanidad. Este respetable hombre, de origen uruguayo, supo desenvolverse muy bien en su área, no por nada es considerado una de las figuras más relevantes de la literatura de su país ¿y por qué no? de Latinoamérica.

Mario Benedetti fue un novelista, dramaturgo, poeta, ensayista, cuentista y periodista, receptor digno de muchísimos reconocimientos, como el premio Iberoamericano José Martí y el premio Morosoli de oro. Sin duda existe mucho material para extraer sus frases, aunque ha resultado difícil escoger las mejores:

Frases de Mario Benedetti

  1. La mariposa recordará por siempre que fue gusano.

  2. Algunas cosas del pasado desaparecieron pero otras abren una brecha al futuro y son las que quiero rescatar.

  3. Cuando creíamos que teníamos todas las respuestas de pronto cambiaron todas las preguntas.

  4. El que hace trampa es porque no tiene coraje para ser honesto.

  5. La realidad es un manojo de problemas sobre los cuales nadie reclama derechos de autor.

  6. No hay que prometer nada porque las promesas son horribles ataduras, y cuando uno se siente amarrado, tiende a liberarse, eso es fatal.

  7. De dos peligros debe cuidarse el hombre nuevo: de la derecha cuando es diestra, de la izquierda cuando es siniestra.

  8. Cinco minutos son suficientes para vivir una vida entera, así de relativo es el tiempo.

  9. Una de las cosas más agradables de la vida: ver cómo se filtra el sol entre las hojas.

  10. No vayas a creer lo que te cuentan del mundo, ya te dije que el mundo es incontable.

  11. Después de todo, la muerte solo es un síntoma de la vida.

  12. Cuando tengo preocupaciones, miedos o una historia de amor, tengo la suerte de ser capaz de transformarlo en un poema.

  13. Lo qué uno quiere de verdad, es lo que está hecho para uno; entonces hay que tomarlo, o intentar. En eso se te puede ir la vida, pero es una vida mucho mejor.

  14. Tengo la horrible sensación de que pasa el tiempo y no hago nada y nada acontece, y nada me conmueve hasta la raíz.

  15. Se oyen pasos de alguien que no llegan nunca.

  16. Es lindo saber que usted existe.

  17. Somos tristeza, por eso la alegría es una hazaña.

  18. El plan trazado es la absoluta libertad. Conocernos y ver qué pasa, dejar que corra el tiempo y revisar. No hay trabas. No hay compromisos.

  19. Posiblemente me quisiera, vaya uno a saberlo, pero lo cierto es que tenía una habilidad especial para herirme.

Frases de Mario Benedetti de amor

  1. Es casi ley, los amores eternos, son lo más breves

  2. Cada vez que te enamores no expliques a nadie nada, deja que el amor te invada sin entrar en pormenores.

  3. Sus labios eran una caricia necesaria, cómo podía haber vivido hasta ahora sin ellos.

  4. Lo nuestro es ese indefinido vínculo que ahora nos une.

  5. Los sentimientos son inocentes como las armas blancas.

  6. Porque tú siempre existes dondequiera, pero existes mejor donde te quiero.

  7. En este mundo tan codificado con internet y otras navegaciones, yo sigo prefiriendo el viejo beso artesanal que desde siempre comunica tanto.

  8. Todos necesitamos alguna vez un cómplice, alguien que nos ayude a usar el corazón.

  9. Así estamos, cada uno en su orilla, sin odiarnos, sin amarnos, ajenos.

  10. No me tientes, que si nos tentamos no nos podremos olvidar.

  11. No sé por qué, pero hoy me ha dado por extrañarte, por echar de menos tu presencia. Alguien me dijo que el olvido está lleno de memoria.

  12. Más que besarla, más que acostarnos juntos, más que ninguna otra cosa, ella me daba la mano y eso era amor.

  13. Ella no decía nada. Le gustaba que él le dijera cosas, pero ella callaba. Solo sus manos y sus ojos hablaban y eso bastaba.

  14. Me gusta la gente capaz de entender que el mayor error del ser humano, es intentar sacarse de la cabeza aquello que sale del corazón.

  15. De todas aquellas manos, la suya era la única que me transmitía la vida.

  16. Yo amo, tú amas, el ama, nosotros amamos, vosotros amáis, ellos aman. Ojalá no fuese conjugación sino realidad.

  17. Cada vez que te enamores no expliques a nadie nada, deja que el amor te invada sin entrar en pormenores.

  18. Hay diez centímetros de silencio entre tus manos y mis manos, una frontera de palabras no dichas entre tus labios y mis labios. Y algo que brilla así de triste entre tus ojos y mis ojos.

  19. Usted tiene todas las condiciones para concurrir a mi felicidad, pero yo tengo muy pocas para concurrir la suya.

Frases de Mario Benedetti para la vida

  1. La muerte se lleva todo lo que no fue, pero nosotros nos quedamos con lo que tuvimos.

  2. Yo no sé si Dios existe, pero si existe, sé que no le va a molestar mi duda.

  3. La incertidumbre es una margarita cuyos pétalos no se terminan jamás de deshojar.

  4. Eres mi cómplice y en la calle, codo a codo, somos mucho más que dos.

  5. Nadie nos advirtió que extrañar es el costo que tienen los buenos momentos.

  6. Cuando los odios andan sueltos, uno ama en defensa propia.

  7. Los sentimientos son tan inocentes como las armas blancas.

  8. El perdón es un puñado de sentimientos que nos acaricia cuando el alma llora.

  9. Disfrutaré de vez en cuando de tu recuerdo; eso me seguirá alterando a lo largo de mi vida.

  10. Hay pocas cosas tan ensordecedoras como el silencio.

  11. Un abogado con cartera puede robar más que mil hombres armados.

  12. Tengo la suerte de poder transformar mis miedos y preocupaciones en poemas.

  13. Una de las cosas más agradables de la vida es ver cómo se filtra el sol entre las hojas.

  14. Nadie sabe en qué noche de octubre solitario, de fatigados duendes que no ocurren, puede inmolarse la perdida infancia junto a recuerdos que se están haciendo.

  15. Contigo no tengo la necesidad de vivir a la defensiva siempre.

  16. Hay tres tipos de personas: las que se matan trabajando, las que tendrían que trabajar y las que tendrían que matarse.

  17. Una confesión: la soledad ha dejado de herirme.

  18. Se despidieron y en el adiós ya estaba la bienvenida.

  19. Mi estrategia es que un día, no sé cómo, ni sé con qué pretexto, por fin me necesites.